¿Cómo correr sin cansarse demasiado?

6 August 2018

Hay personas a las que correr les supone cansancio, fatiga, piernas cansadas…. La incertidumbre sobre nuestra propia resistencia física, en ocasiones, puede generarnos dudas y temor, sobre todo, para aquellos que no tienen demasiada experiencia corriendo. ¡No seas tú uno de ellos!

Existen trucos y consejos para hacer running sin cansarse. Y es que en los pequeños detalles está la clave del éxito. Lo primero que deberíamos tener en cuenta es que un principiante debe comenzar corriendo a un ritmo lento. Ya habrá tiempo para superarse. Si comenzamos muy fuerte, acabaremos cansándonos antes y, por lo tanto, terminando el ejercicio al poco tiempo.

  • Escoge una hora del día adecuada: evita hacer ejercicio con demasiado calor, con lluvia o con mucho frío. Lo recomendable es correr a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde.
  • Controla la respiración: coge aire por la nariz y suéltalo por la boca. Así controlarás la respiración adecuadamente, llegará más oxígeno a tus pulmones y aguantarás más tiempo corriendo.
  • Controla el ritmo: tu cuerpo va a producir el propio cansancio si no eres capaz de controlar el ritmo en carrera. Por tanto, si éste es adecuado, aguantarás trotando mucho más tiempo.
  • La espalda debe estar recta: este hecho ayudará a que el aire llegue mejor a los pulmones.
  • Tu ropa de deporte debe ser cómoda: si utilizamos un sujetador deportivo que no sea transpirable o un pantalón ajustado, tendrás molestias que acabarán perjudicando a tu rendimiento. Vístete cómodo, ligero y acorde con la temperatura ambiente.
  • Corre en compañía: ya sea con otra persona que tenga tu mismo nivel o con música, el tiempo de entrenamiento se te pasará mucho más rápido y no tendrás tiempo de cansarte.
  • Da pequeñas zancadas: que los pasos sean menos extensos contribuye a correr de manera eficaz. De esta forma, guardarás energía que necesitarás más adelante para continuar tu ejercicio.
  • No tenses los hombros: esto requerirá mayor esfuerzo.
  • Relaja los brazos: tienen una función muy importante a la hora de hacer running. Los brazos deben estar flexionados a la altura del codo formando un ángulo de 90 grados, así lograrás coordinar y equilibrar el cuerpo.
  • Hidrátate: bebe 20 minutos antes de comenzar a correr, durante la carrera da pequeños sorbos cada 20 minutos y unos 40 minutos después del ejercicio. Es recomendable una bebida isotónica para reponer sales y minerales.

Correr sin cansarte es posible si sigues estas pautas y eres constante. Así podrás optimizar tanto el esfuerzo como el rendimiento.

Cambia a la versión móvil