CÓMO ENTRENAR PARA LA PRUEBA DE NATACIÓN EN UN TRIATLÓN

18 September 2018

La natación es la prueba inicial de las etapas del triatlón donde la distancia depende de la prueba. La más pequeña puede ser entre 250- 500 metros y la más alta es la del Ironman con 3 kilómetros y 800 metros. A la distancia, hay que añadirle una dificultad importante: es en aguas abiertas. Esto quiere decir que puede ser la etapa más dura de la prueba ya que las corrientes y mareas pueden sumar en tú favor o en tu contra.

A pesar de ello, si quieres iniciarte no tienes que tener miedo, para ello hay una serie de ejercicios básicos que hacen que te inicies en esta primera prueba. Puedes empezar a entrenar en una piscina.

El objetivo primordial debe ser conseguir nadar 1 kilómetro de manera continuada sin llegar a estar cansado. Para ello, debes dedicar de 3 a 6 días a la semana (aumentando la intensidad a medida que tu cuerpo te lo requiera) para la natación.

En distancias cortas, puedes empezar el entrenamiento con estos ejercicios.

  • Calentamientos y estiramientos. Antes de empezar mueve ligeramente los músculos de tu cuerpo.
  • Con la ayuda de una tabla o en el bordillo de la piscina empieza a mover las piernas. Primero suave y luego ves subiendo la intensidad. Descansa 1 minuto.
  • 3 series de 300 metros a crol (ritmo suave). Descansa un minuto.
  • 3 series de 300 metros (varía entre ritmo suave e intenso).
  • Empieza a bajar el ritmo.
  • Estiramientos. Es muy importante realizarlos después de los ejercicios porque tus músculos necesitan relajarse.

Hay una gran variedad en los ejercicios de natación. Lo más importante es la técnica y la resistencia. No te desesperes si las primeras veces te cansas o no consigues realizarlo. A medida que pase el tiempo, tu cuerpo tendrá más resistencia y más velocidad.

DURANTE LA CARRERA

Entrada y salida del agua: Depende mucho de cómo estén las corrientes ese día. Si es fuerte, debes superarlo saltando la rompiente y después realizar la inmersión. Si el agua está en calma puedes adentrarte directamente.

Los primeros metros deben ser “más relajados”. Debes acomodarte y ver de qué forma estás más relajado. Ten cuidado con golpes, patadas y agarrones que los demás competidores hacen sin querer. Al principio, no levantes mucho la cabeza, ni la gires demasiado. Salir en masa es uno de los inconvenientes. Si es tu primera vez, evita los primeros puestos.

Oriéntate. En aguas abiertas perder la orientación es habitual. Busca puntos elevados que te sirvan de referencia en la inspiración. El agua cristalina puede ser un punto en tu favor. Los pies de la persona que tienes delante pueden servirte de ayuda.

Ten actitud y constancia. Es lo más importante.

En las semanas próximas a la prueba, relaja tu nivel de entrenamiento para no llegar con los músculos muy cargados. ¡Ya queda menos!

Cambia a la versión móvil