LA INICIACION AL TRIATLÓN

22 August 2018

Antes de seguir, te damos la bienvenida. Bienvenida al planeta del triatlón, tu planeta. Si algo tiene este deporte es que no es nada excluyente, al contrario de lo que muchos piensan. No importa cómo sea tu fisionomía ni la cantidad de deporte que hagas, siempre puedes lanzarte a la aventura de hacer un triatlón.

Si deseas competir en un triatlón y terminarlo, sólo se necesitan ganas. Si además de terminar un triatlón deseas convertirte en triatleta y adoptarlo como modo de vida, te va a llevar algo más tiempo y dedicación, pero está al alcance de tu mano. Por eso, te vamos a dar una serie de tips para comenzar a trazar esta aventura.

 

EL ESTADO FÍSICO, A EXAMEN

 

  1. Examina tu salud y tu estado real de forma física Si bien el triatlón ayudará a que tu salud mejore de forma exponencial en pocos meses, es conveniente que valores el estado físico real en el que te encuentras antes de comenzar a entrenar. Lo más esencial es cerciorarte de que no padeces ninguna dolencia cardiaca y que tu aparato locomotor se encuentra en buen estado. Si tienes sobrepeso, recuerda que tus articulaciones pueden sufrir mucho con el movimiento, por eso deberás intentar perder esos kilos y robustecer las articulaciones con trabajo específico en el gimnasio.Puedes acceder a estas pruebas en www.femede.es, la página de la Sociedad De España de Medicina del Deporte y buscar un centro en tu provincia en la pestaña de Servicios / Reconocimientos Médicos.
  2. Valora tu estado deportivo Recuerda que no es exactamente lo mismo estar bien de salud que tener un estado deportivo bueno. No te infravalores y no te subestimes. Si has practicado un deporte regularmente (por lo menos cuatro días por semana), podrás pasar directamente al entrenamiento de triatlón. Si vienes de cero y no has hecho deporte nunca, merece la pena que te apuntes a un gimnasio y empieces poco a poco, intentando ir a dos clases por semana de spinning, un par de sesiones semanales de acondicionamiento muscular tipo Body Pump o trotar, a ritmos muy sosegados, dos días por semana, en la cinta del gimnasio o al aire libre. Lo ideal es que estuvieras, por lo menos, dos meses con este programa tratando de ir al gimnasio diariamente.

 

¿CÓMO ES TU NIVEL DE NATACIÓN?

 

La natación cobra una gran relevancia en el triatlón. Se trata del deporte que menos se acostumbra a revisar. Para el triatlón, necesitas tener un mínimo nivel. Si llevas bastante tiempo sin nadar, date tiempo y ve poco a poco. Si no sabes nadar o tu nivel es bajísimo (es decir, si te cuesta hacer dos largos a la piscina) hay que tener claro que necesitas unos meses de trabajo concreto y centrarte en la natación. Apúntate a un curso para adultos en cualquier piscina y con eso te va a ser más que suficiente. Céntrate a lo largo de tres meses y dale prioridad a la natación. Cogerás forma y, sobre todo, confianza en el agua. ORGANIZANDO TU ENTRENAMIENTO Lo primero de todo es asegurarte del tiempo que dispones y tratar de optimizarlo. Como afirmábamos en el punto anterior, si tu nivel de natación es bajísimo, dedícale a este deporte por lo menos tres días por semana a lo largo de tres meses como prioridad.

 

¿ENTRENADOR O NO ENTRENADOR? ¿EN GRUPO O EN SOLITARIO?

 

Una de las primeras decisiones esenciales que debes tomar es ¿buscarás la ayuda profesional de un entrenador o vas a hacerlo sola? Si quieres encontrar un entrenador, una opción es llamar a tu federación autonómica y preguntarles. Hay muchos beneficios con el entrenamiento en grupo. Además de divertirte, estos entrenamientos suele tener horarios muy compatibles con la vida diaria. Si prefieres entrenar en solitario, ya sea con ayuda de un entrenador a distancia o sin ella, deberás ponerte a buscar instalaciones. Lo idóneo sería que encontrases un gimnasio o un polideportivo con todo lo necesario: piscina, sala de musculación, sala de cardiovascular, clases de spinning, pista de atletismo…

 

ENTRENAMIENTO

 

Si has decidido contar con un entrenador, sé paciente. Cuando vayas asimilando el entrenamiento y conociendo el triatlón, vas a poder discutir con él aspectos de calendario de competición, planificación… Hasta que llegue ese momento, déjate guiar. El triatlón para principiantes no se trata de darse la paliza el fin de semana, sino intentar ser incesante entrenando diariamente lo justo.

No cometas brutalidades corriendo a pie, porque es la mayor causa de lesiones en el triatlón. Ve incrementando progresivamente tus carreras, primero en número de días por semana y después en minutos cada una de las sesiones. Intenta correr en terrenos blandos porque resultan menos lesivos para las articulaciones. En lo posible, evita el asfalto para entrenar.

No dejes de pasarte por el gimnasio por lo menos dos días por semana. El mejor momento para trabajar el tren superior es justo después de nadar. El tren inferior, lo puedes entrenar en cualquier momento. Cuanto más lo hagas, reducirás el peligro de lesiones.

 

COMPETICIÓN

 

A lo largo de estos años se ha extendido la fiebre de los “retistas”, la gente que llega a este deporte con el único objetivo de lograr un reto. Esto no está mal, pero en la mayoría de los casos, esta gente abandona el triatlón tras lograr su reto. Y probablemente, la causa de este abandono masivo es lo mucho que han debido invertir y padecer en el camino para conseguir su reto, pues era un reto a cortísimo plazo.

 

Hay una diferencia muy grande entre gozar el camino y padecer el camino. Empieza a entrenar y no pienses demasiado en las competiciones. En los entrenamientos van a ir apareciendo las señales que te señalarán que estás listo para competir. Y disfruta.

 

Cambia a la versión móvil