Toda la verdad sobre los alimentos transgénicos

27 April 2018

Los alimentos transgénicos son alimentos genéticamente modificados, aquellos que incluyen en su composición genes de otra especie. Para ello, la ingeniería genética se encarga de realizar el proceso de transferir un gen de un organismo para insertarlo en otro, y así dotarlo de un rasgo deseado del que carece.

Gracias a este procedimiento se obtienen algunos beneficios: mejor apariencia de alimentos, mejores cualidades nutritivas, así como más resistentes y duraderos para el ser humano. Pero… ¿son realmente saludables? Hoy en día, la respuesta no es clara. Los transgénicos, desde su nacimiento, han suscitado mucha polémica, por lo que os explicaremos el lado positivo y negativo de estos alimentos.

 

Ventajas

 

Los defensores de los transgénicos ven ventajas como:

 

  • Mejores alimentos, sabor y cantidad de nutrientes en los productos creados.
  • Los nuevos alimentos podrían ser más resistentes.
  • Mejor adaptación de las plantas a condiciones climáticas adversas.
  • Aumento en la producción de los alimentos con un importante ahorro de recursos.
  • Las plantas o animales tienen un crecimiento más acelerado.
  • Mejores características de los alimentos producidos a la hora de cocinarse.
  • Capacidad de los alimentos para utilizarse como medicamentos o vacunas si se insertan los genes necesarios.
  • En zonas más de sequía y más desfavorecidas se pueden producir más alimentos y en mejores condiciones, por lo que muchos afirman que existe una posibilidad para acabar con el hambre en el mundo.

Inconvenientes

 

Pese a que los alimentos transgénicos aportan beneficios para quienes los consumen, también presentan otros inconvenientes para la salud. El medio ambiente es el otro afectado por el uso de estos alimentos.

 

  • Incremento de sustancias tóxicas en el medio ambiente.
  • Pérdida de la biodiversidad y alteración de los ecosistemas debido a la gran utilización de áreas de cultivo.
  • Contaminación del suelo.
  • Resistencia de los insectos y hierbas indeseadas ante medicamentos desarrollados para su contención.
  • Desarrollo de alergias o intolerancia a los alimentos procesados.
  • Posibles efectos negativos a largo plazo. Y es que igual que se modifican algunas características del alimento, puede cambiar otros elementos con los que contaba al principio.
  • Daños irreversibles e imprevisibles a plantas y animales tratados.

 

En conclusión, existe poco tiempo de experiencia que pueda corroborar si los alimentos transgénicos son buenos o malos. Juzguen vosotros mismos.

Cambia a la versión móvil